MAS ALLÁ DE LA CONFIGURACIÓN Y EL EQUIPO

– TRADUCIDO Y ADAPTADO DE MITCH GREEN

Durante la cuarentena, muchos fotógrafos de paisajes que normalmente estarían viajando por el mundo y liderando talleres se han encontrado encerrados en casa. Lejos de su elemento natural de trabajo y con una gran cantidad de tiempo libre, se han unido al circuito en línea de seminarios web de fotografía, paneles, entrevistas, etc.

Para las personas que todavía están refinando su propio enfoque en la fotografía, ha sido genial escuchar sus historias. Para aprender cómo los maestros del oficio crearon su mejor trabajo. Cómo volvieron una y otra vez por la luz perfecta, cómo enmarcaron la escena, para conocer y apreciar mejor cómo se compuso la imagen o por qué aplicaron ciertas técnicas de postprocesamiento.

Luego, cuando terminan de presentar, comienzan las preguntas. Algunos de ellos son geniales, profundizando aún más en la creación de ciertas imágenes. Pero luego suceden las típicas preguntas que TODOS hicimos alguna vez: ¿Con qué apertura fotografiaste esta imagen? ¿Por qué sigues usando la marca X, cuando la marca Y tiene todas estas excelentes características?

Saber el tono correcto de azul no nos ayudará a pintar como Picasso. Tampoco conocer la marca de guitarra de Brian May nos permitirá crear solos épicos. ¿por qué entonces en fotografía nos enfocamos tanto en los detalles finos detrás de un gran trabajo? Es natural querer mejorar nuestra técnica para crear un trabajo más fuerte e impactante. Pero raramente buscar la configuración óptima o poseer el equipo más avanzado hace que nuestras imágenes sean «mejores». Pero Sí!, la configuración es importante: los reflejos apagados y los objetos borrosos son objetivamente indeseables, pero aprender como evitarlos puede investigarse en internet y (relativamente) aplicarse y refinarse rápidamente.

Si los fotógrafos de paisajes que recien empiezan escuchan que se tomó una imagen impresionante a 14 mm, ISO 100, ½ seg, f / 8 en una lente de $ 2000 + f / 2.8, entonces lo peor que pueden hacer es buscar aplicar esas mismas configuraciones en el mismo equipo la próxima vez que salgan a disparar. Es valioso saber que f / 8 es más nítido que f / 16. Pero, ¿qué sucede si intentas disparar para crear el efecto de un sol con forma de estrella, o si hay un primer plano cercano que no es propicio para que quede en foco? ¿Qué sucede si la luz es fugaz, por lo que optas por un ISO alto para capturar la escena en la mano en lugar de perder el tiempo con un trípode? Son matices como estos que a menudo se pasan por alto al priorizar la nitidez óptima, pero ofrecen resultados más sólidos que las imágenes técnicamente perfectas. Cuando nos enfocamos en la lente más nítida, el trípode más resistente o al calcular la distancia hiperfocal, prestamos menos atención al paisaje en sí. Nuestra atención es un recurso limitado. Guárdalo para el paisaje, para la luz, para crear composiciones fuertes.

Inviertí en aprendizaje y desarrollo

Cuando dejamos de actualizar nuestra cámara cada dos años, cuando dejamos regodearnos sobre esa nueva lente f / 1.4 prime, podemos invertir (tanto nuestras finanzas como nuestro tiempo) en nuestro propio desarrollo. Considera pagar un vídeo tutorial de un fotógrafo al que admires y te muestre años de habilidades de procesamiento resumidas en 90 minutos. O emprendé esa aventura fotográfica dedicada con la que has estado soñando. Mirá estas compras como inversiones en tu aprendizaje de las que te beneficiarás en los próximos años. En lugar de pasar horas mirando o revisando las páginas de reseñas de equipo y materiales fotográficos, usa ese tiempo para ampliar tu propia visión como artista.

A menudo se genera creatividad cuando formamos nuevas conexiones entre conceptos dispares: cuando ampliamos nuestra base de conocimiento, ampliamos nuestros horizontes creativos. La próxima vez que fotografíes una escena de bosque, puedes optar por incluir hojas borrosas para que actúen como un marco suave alrededor del sujeto (en lugar de estresarse para que todos los elementos se queden enfocados). O considera salir a disparar al mediodía (y no solo al amanecer / atardecer porque alguien dijo que solo había buena luz a la hora dorada) para experimentar cómo la luz se filtra a través de los arboles.

Si bien a menudo hay una superposición entre el dominio técnico y las imágenes impresionantes, garantizar que la primera funcione, no garantiza la segunda. Las especificaciones de equipamiento y tecnología son importantes (por supuesto que lo son), pero ese no es el punto. El punto es dejar de ver estas herramientas y configuraciones como las únicas claves para un gran trabajo. Es el lugar, el encuadre, la luz, la estación, el ángulo, el procesamiento hábil: estos son los elementos de una excelente fotografía de paisajes. En lugar de preguntarle a un fotógrafo por la ubicación exacta de una imagen, pregúnteles por qué se sintieron atraídos por ese lugar, ¿regresaron bajo diferentes luces o estaciones cambiantes? En lugar de preguntar qué apertura usaron para hacer que toda la imagen fuera tan nítida, pregunta por qué incluyeron esos elementos de primer plano en primer lugar, ¿excluyeron otras características que se distrajeron de la escena? Cuando hacemos preguntas más allá del equipo y la configuración, no solo aprendemos más sobre cómo se creó la imagen, sino que también encontramos que las respuestas son infinitamente más interesantes.

Foto: Sebastian del Val

2 comentarios en «MAS ALLÁ DE LA CONFIGURACIÓN Y EL EQUIPO»

  1. Me encantó!!! Me estoy “iniciando” en la fotografía , y lo que más me gustaría capturar son paisajes , me perdí el workshop que hicieron con Lepe 😳 espero poder participar en alguno próximamente 🙌🏻

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *