DECISIONES CREATIVAS

Exhibir cualquier trabajo creativo conlleva cierto riesgo. Cualquier persona que tenga una razón para mostrar su trabajo a otros tiene una razón para preocuparse por lo bien que se recibe. Ningún fotógrafo creativo es completamente inmune a preocuparse por esa simple pregunta que requiere consideración antes del lanzamiento de una nueva fotografía: «¿gustará?» Incluso si todo lo que está en juego es un sentimiento de logro, el riesgo es real, especialmente para aquellas fotografías que apreciamos.

Los niveles más altos de riesgo implican decisiones que nos llevan fuera de nuestras normas, ya sean desviaciones de las convenciones de un género en su conjunto o simplemente de las de la propia obra. Una decisión arriesgada podría implicar trabajar en un cierto tipo de luz, presentando una ubicación oscura, componiendo de manera poco convencional, empleando un nuevo tratamiento posterior al procesamiento, o cualquier otra decisión que pueda colocarnos fuera de nuestras zonas de confort. Cuanto más avanzamos en una extremidad, más inquietante puede ser, por lo que tener una voluntad fuerte es importante para dar esos pasos. Lo que sigue son consejos para tomar decisiones creativas arriesgadas con confianza, algunos pensamientos a tener en cuenta cuando sientas que estás volando sin una red.

Adelante y hacia arriba

El riesgo es esencial para el trabajo creativo. Tomar riesgos es cómo progresamos, cómo logramos poner algo de nosotros mismos en nuestras fotografías y cómo podemos obtener ese sabor especial de satisfacción por haberlo hecho. Es muy fácil caer en hábitos que parecen funcionar bien y que se sienten seguros, y a veces esos hábitos pueden volverse limitantes. Por supuesto, hay mucho que decir para alcanzar un punto de cierta consistencia como artista. Establecer lo que nos gusta es crucial para la auto expresión, por lo que la consistencia en un portfolio generalmente indica un cierto nivel de madurez creativa. No obstante, si la consistencia deriva en la repetición habitual, deja de ser autoexpresión; en ese punto, es solo repetir. Cuando te encuentres en una encrucijada preguntándote si deberías ir a lo seguro o arriesgarte en algo, solo recuerda que la última opción es probable que sea más gratificante a largo plazo. Incluso si lo considera un fracaso al principio, su decisión puede ser un primer paso hacia un desarrollo que nunca podría haber imaginado desde el principio.

Tomar una decisión arriesgada puede parecer estar al borde de un abismo, contemplando un salto. Cuando elegís usar una velocidad de obturación rápida para una foto podes sentir una gran ansiedad al respecto, ya que suavizar el agua es la norma para tales sujetos, incluso en mi propia producción. También me arriesgué al elegir un lugar que nunca había visto fotografiado antes.

Moverse hacia…

Probablemente, la razón más poderosa para tomar una decisión creativa inusual es debido a la compulsión de hacerlo. Si realmente nos atrae una idea o al menos tenemos curiosidad por ver los resultados, estamos respondiendo a un impulso interno, siguiendo nuestros propios instintos. La situación opuesta sería tomar la decisión de hacer algo inusual por el mero hecho de la novedad, fijándonos en lo que queremos evitar en lugar de en lo que nos parece interesante. La creatividad es la búsqueda de ideas y la aplicación de ellas, no un simple rechazo de lo que vino antes. Si una decisión arriesgada tiene un atractivo distintivo, entonces al menos sabes que estás siguiendo tu propio corazón cuando la llevas a cabo, y esa es generalmente una razón suficiente para hacerlo.

Estar allí por largo tiempo

Cuando una fotografía se aparta de algún tipo de norma, una parte de su audiencia puede no «captarla». Acepte que la familiaridad es atractiva para la mayoría de las personas, y que no todos los que suelen disfrutar de tus fotografías te animarán con entusiasmo por cualquier camino que puedas abrir. De todos modos, hacer algo poco convencional es valiente, y ese punto en sí mismo debería proporcionar un cierto grado de satisfacción y motivación. Saber que estás siendo fiel a ti mismo es una fuente de poder real que puede continuar impulsándote hacia adelante.

Se honesto contigo mismo

Nunca debemos permitir que una mentalidad de rescate nos convenza de que una foto insatisfactoria es un acto audaz de creatividad.

Las fotos abstractas son las menos probables de cualquier tipo de foto de naturaleza para generar mucho interés. Irónicamente, esta resultó ser una de mis imágenes más populares, pero esperaba todo lo contrario antes de lanzarla. Mis razones para compartirlo fueron muchas, pero la expectativa de éxito no era una de ellas.

Mañana es otro día

Lo que finalmente importa más es el proceso de creación, que para un fotógrafo de naturaleza significa experimentar el aire libre, tener respuestas a esas experiencias y expresar esas respuestas a través de la fotografía. Todo lo que sigue es periférico y no se debe permitir que descarrile el proceso. Como dice el refrán, solo sigue y, sobre todo, recuerda divertirte.

Foto: Sebastian del Val

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *