DESCUBRIMIENTO, REVELACIÓN Y TRANSFORMACIÓN.

La aplicación práctica de la transformación artística a tu fotografía implica un proceso de tres pasos: descubrimiento, revelación y transformación. Este proceso de tres pasos es algo a tener en cuenta a medida que profundizamos en el concepto de visión. Antes de que puedas aplicar con éxito este proceso a tu fotografía, primero tendremos que re calibrar tu matriz perceptiva. Estos tres pasos me permitieron visualizar una fotografía que al  final capturará la belleza del lugar árido por decir alguno, a la vez que atraía visualmente al espectador a explorar la composición.  

¿Cuál es la idea detrás de todo esto?:  No ver tu paisaje literalmente como esta (en este caso, una puesta de sol sobre una salar), sino verlo como una colección de formas, colores, sombras y luces. Cuando comiences a ver de esta manera, todo lo que necesitas hacer es ensamblar los componentes visuales de una manera agradable para producir una atractiva fotografía. 

DESCUBRIMIENTO

La observación de todo comienza con el descubrimiento, que consiste en encontrar un tema que sea único y significativo. A veces me refiero a esto como «la búsqueda de cosas interesantes», pero es mucho más que eso. En cierto nivel, el descubrimiento es la búsqueda de la manifestación del mundo real de la visión artística en tu cabeza. Todo comienza con mover los pies. No puedes sobresalir en la fotografía si te quedas quieto; Si desea tomar excelentes fotos, debe pasar una cantidad significativa de tiempo explorando posibles escenas y temas. Tienes que sumergirte por completo en tu oficio con gran entusiasmo y deleitarte con la alegría de la exploración. A veces, el descubrimiento es bastante obvio, pero el mejor descubrimiento ocurre cuando detectas algo oculto que nadie más nota. En cualquier caso, el descubrimiento es solo el primer paso; solo descubrir algo genial no producirá buenas imágenes por sí misma. 

REVELACIÓN

Para tomar fotografías convincentes, debes hacer más que simplemente apuntar tu cámara hacia un tema interesante. En su lugar, debes esforzarte por revelar la esencia oculta de su tema, contar una historia y forjar un vínculo emocional entre sus fotos y los espectadores. Tienes que esperar esos momentos especiales que dicen algo sobre tu tema y sobre ti como artista. La revelación implica contar la historia de tu tema, utilizando el estado de ánimo y el momento para inspirar a tus espectadores. Esta es a menudo la parte más difícil y menos tangible del proceso. Requiere una sensación intuitiva del momento perfecto para presionar el obturador, y la capacidad de reconocer cuándo surge ese momento mágico. Estudiar y aprender sobre tu tema es fundamental, ya que te permite capturar los momentos más interesantes. Para transformar verdaderamente tu fotografía, debes asumir un papel más activo en el proceso de creación. Lo que nos lleva al paso final. 

 TRANSFORMACION

¿Descubriste algo fotogénico? y ¿descubriste la mejor manera de fotografiar  tu tema de interés?, aún no has terminado. Como paso final, debes participar en el proceso de transformación artística, interpretar creativamente tu tema e imponer tu propia visión artística mediante el uso de la perspectiva, la exposición, la composición, los filtros, la luz y el momento. Ten el coraje de probar algo fuera de lo común y esfuérzate por presentar tu tema de una manera que los espectadores no hayan visto antes. toma decisiones creativas con respecto a tu perspectiva y posición,  la elección de la lente, la exposición y el balance de blancos. En muchos de estos casos, te debes desviar  intencionalmente de la «sabiduría convencional» para crear un aspecto artístico para tu foto final.  Por ejemplo sobreexponer ligeramente los aspectos más destacados de la imagen y selecciona un balance de blancos cálido para crear un aspecto misterioso para tu foto. Para mí, esta está podría ser  la mejor manera de contar la historia de mi tema e imponer mi visión artística en la escena.  La transformación es mi paso favorito, esto es lo bueno y lo que separa a los fotógrafos principiantes de los avanzados.  

Foto: Sebastian del Val

IDEAS PARA SABER SI UNA FOTO ESTA LISTA PARA VER LA LUZ

– TRADUCIDO Y ADAPTADO DE ERIN BABNIK 2018

12 fotografías por año es una buena cosecha.

-Ansel Adams.

El acelerado mundo del intercambio de fotos en línea y las comodidades del desarrollo digital se han combinado para fomentar una producción cada vez más rápida y frecuente de fotografías, esto hace muy probable que favorezca la cantidad sobre la calidad. De hecho, la mayoría de las plataformas de redes sociales dan a las fotografías una vida útil de unas 24 horas antes de que los algoritmos las entierren en la oscuridad de ayer. Este ciclo vertiginoso puede crear un sentido de urgencia para los fotógrafos, aumentando la tentación de llenar el vacío dejado por cada fotografía ‘caducada’ lo más rápido posible.

Aunque a menudo escuchamos consejos de que es bueno para los fotógrafos ‘ralentizar’ en el momento de la toma con el fin de asegurarnos que estamos haciendo la mejor foto que podemos, el mismo concepto no siempre sirve en los procesos de auto-curación y desarrollo de imágenes. En la era actual de la ‘creación de contenido’ vertiginosa, incluso los fotógrafos más ambiciosos pueden tirar la paciencia por la ventana después de llegar a casa con una buena cantidad de fotos nuevas en la bolsa. Hay mucho que ganar por ser un artista productivo, pero es igual de beneficioso ser crítico, lanzando nuevas fotografías sólo cuando les has dado el OK! definitivo en tu selección. Pasar por los siguientes pasos que detallo mas adelante con cada nueva foto podría ayudarte a nutrir tu propio desarrollo creativo y a poner tu mejor trabajo con cada nueva adición a tu portafolio.

Míralo con ojos frescos

Las impresiones de una experiencia en el campo pueden distorsionar la forma en que vemos una nueva fotografía, lo que a veces nos hace pasar por alto problemas estéticos. Mi preferencia es poner una nueva fotografía en dos etapas de ‘incubación’, una después de cargarla por primera vez en una computadora y luego nuevamente después de revelarla. Incluso un breve descanso de un día o dos puede ser extremadamente útil, permitiendo que la mente gane suficiente distancia de la experiencia en el campo o del proceso de desarrollo para ejercer un buen juicio.

Busca la crítica

Obtener comentarios honestos es para los fotógrafos oro puro, pero puede ser difícil encontrar a alguien del calibre adecuado que tenga el tiempo y la inclinación para comentar cuidadosamente. Existen numerosos foros en línea y grupos de redes sociales donde se alienta la crítica, y muchos de ellos tienen miembros que son fotógrafos consumados con una inclinación por ayudar a los demás. La crítica útil incluye comentarios sobre la estética, así como sobre el contenido y el desarrollo del portafolio. Asegúrate de llevar todo a bordo con una mente abierta, y aceptar que los puntos de desacuerdo pueden ser muy valiosos para ayudarte a afirmar decisiones creativas por ti mismo. Cuanto más personal sea su fotografía, menos podrás obtener de la crítica, pero incluso buscar comentarios de calidad de forma poco frecuente pueden ser beneficiosos para ayudarte a ver hilos de desarrollo o momentos de deriva creativa.

Marcha a tu propio ritmo

Si bien Ansel Adams decía que una buena cosecha anual son 12 fotos!, esto es algo que solo nosotros podemos controlar, pero como dice el dicho: «a veces menos, es mas», y en la fotografía de paisajes esto es muy importante, por que corremos el riesgo de que nuestras mejores fotos queden o pasen desapercibidas en medio de otras que no estén a la altura de tu trabajo.

Lamentablemente el ritmo frenético de las redes a veces no obliga a tener que publicar mas asiduamente, por esto, creo que dos fotos mensuales es un numero adecuado en caso de no necesitar tener que vender un producto fotográfico, caso contrario, seguramente la cantidad sera mayor y ahí es cuando debemos ser muy cuidadosos en la selección que realicemos.

Cono de Arita, Ph. Sebastian del Val